• Interpreta

Hacia una cooperación con sentido

Actualizado: 13 de sep de 2018

Javiera Arellano

Máster en Derechos Humanos






Dejar tu país muchas veces no es por opción voluntaria, hoy en día eso lo sabemos.

Dejar tu familia, tu hogar, tu barrio, tus redes de apoyo y tantas cosas más, no debe ser

una decisión fácil, eso también lo sabemos.


Muchas veces juzgamos el por qué alguien llega a tomar esa decisión, y en otras ocasiones

la comprendemos y empatizamos con el inmigrante que conocemos en la calle, en el

trabajo, colegio, universidad o por ahí.


Pero quisiera invitarlos a ver el tema de la inmigración desde otro escenario: no desde la vereda de Chile, el país que recibe a cientos de inmigrante por estos días, sino desde preguntarnos ¿qué podemos hacer nosotros como país para cambiar esta realidad?

Nuestro aporte como país puede venir de la mano de la cooperación internacional,

deberíamos enfocar de manera estratégica nuestros recursos que aportamos a cooperar

para el desarrollo de otros países (sí, eso existe a nivel estatal, no se sorprendan) y ya que

existe, enfoquemos nuestros aportes a países que de verdad lo necesitan y dejemos de

lado los intereses netamente políticos.


Nuestra tarea como Estado, debería ser impulsar proyectos de cooperación internacional

que transfieran capacidades, que dejen instaladas herramientas que permitan la

sostenibilidad de lo que se está construyendo a través de proyectos de desarrollo social,

comunitarios, medioambientales, de educación, de fomento productivo, salud, energías

renovables y muchas otras áreas temáticas más.


Nuestro foco como país debería ser entregar una cooperación internacional con sentido,

responsable y sostenible en el tiempo... no hablo de asistencialismo, ni de ayuda

humanitaria frente a catástrofes, sino de asistencia técnica concreta en áreas priorizadas

por los países receptores. Claramente la migración debería ser una de esas.


Poder aportar en mejorar el desarrollo de países vecinos o del continente, para que no se

vean forzados a dejar su tierra, sus familias, su historia y así puedan construir un futuro

de oportunidades, debería ser nuestro foco como país.


Simplemente es invitarlos a ver esta realidad desde otra vereda, ya que son muchas.....


*Las opiniones vertidas en este medio son de exclusiva responsabilidad de quiénes las emiten, y no representan necesariamente la postura de Fundación Interpreta.

23 vistas

Fundación Interpreta © 2o18, todos los derechos reservados.